sábado, 2 de abril de 2016

El marketing viral de Blas de Lezo

Esta semana se ha dado un caso divertido de marketing viral masivo en Internet, con consecuencias no deseadas para el promotor de la idea original. El Natural Environment Research Council (NERC), institución gubernamental británica que promueve la investigación medioambiental, ha decidido poner en manos de los internautas la elección del nombre de un nuevo buque rompehielos.

Para ello en su web pueden tanto proponerse apelativos para el barco como votar por los ya existentes. Partiendo de una iniciativa del foro español multitemática Forocoches, ha tenido lugar una campaña masiva en las redes sociales de nuestro país para apoyar el nombre 'Blas de Lezo'.

Este insigne marino español es célebre entre otras hazañas por haber sido capaz de repeler con escasos medios, el intento de asalto en 1741 a la colonia española de Cartagena de Indias por parte de la flota inglesa más grande jamás reunida, la cual quedó prácticamente desmantelada. En honor a la verdad, Lezo contó con una ayuda importante de las plagas tropicales locales que contribuyeron a diezmar a la tropa británica.



El irónico subtítulo elegido para la propuesta refuerza el tono de la misma. Por supuesto el NERC no iba a permitir que tal nombre prosperara, así que cuando el éxito de la campaña viral aupó a Blas de Lezo a la segunda posición en las votaciones, la candidatura fue borrada alegando motivos de sensibilidad patria.

Forocoches inició entonces otra oleada viral que en pocas horas colocó a 'Rocinante' en segundo lugar. El NERC, violando una vez más las bases de su propio concurso, dejó claro que ninguna propuesta española daría nombre a su barco eliminando la nueva candidatura.

En el momento de redactar este post, el ridículo nombre 'Boaty McBoatFace' (los propios ingleses tampoco se han tomado la votación muy en serio) parece alzarse como la opción ganadora final.

Tras la derrota en Cartagena a manos de Blas de Lezo, Gran Bretaña dio la espalda por largo tiempo al bochornoso resultado de su campaña en Las Indias. Parece que la historia se repite y la memoria del marino vasco vuelve a tener que ser silenciada.

Una audiencia realmente interesada (en este caso en tocar las narices a los ingleses), resulta imparable como divulgadora de un determinado producto, resultando en un coste cero para el promotor. Solo productos que por sí mismos no despierten el suficiente interés ni tengan rasgos verdaderamente diferenciadores, requieren ser potenciados en el mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por claridad del blog, por favor trata de utilizar una sintaxis lo más correcta posible y no abusar del uso de emoticonos, mayúsculas y similares.