miércoles, 13 de abril de 2016

La digitalización llega a las madres

No hace ni un año que mi madre tiene WhatsApp. Como corresponde a toda jubilada reacia a los cambios, costó convencerla de que abandonase su antiguo Alcatel para pasarse a un estupendo Lumia con el programa instalado y una tarifa de datos.

Hoy no puede vivir sin su smartphone: lo utiliza para ver vídeos de YouTube, digitalizar documentos que le ahorran viajes, y por supuesto para difundir fotos de Coco, ese ratonero amante del confort.



El caso es que este fin de semana le pedí algo y llevó su proceso de digitalización al límite: en lugar de llamar y contármelo, lo escribió detalladamente en un papel y me mandó una foto.


Lo curioso es que ni se planteó hacer una llamada, tiene la digitalización tan interiorizada que redujo sus opciones naturales a solo dos: teclearlo en WhatsApp, o escribirlo en un papel y fotografiarlo. La digitalización ha llegado a las madres! no hay marcha atrás, todo es digital...

2 comentarios:

  1. Al menos ha interiorizado el concepto, lo ha hecho suyo sin más...
    Ahora solamente queda intentar apostolizar a ciertos y ciertas gurús en ello...
    Vamos, para que no confundan el término digitalización con determinada clase de onanismo...

    ResponderEliminar

Por claridad del blog, por favor trata de utilizar una sintaxis lo más correcta posible y no abusar del uso de emoticonos, mayúsculas y similares.